Trucos para viajar que no conoces

Se han escrito infinidad de artículos con consejos para ahorrar o estar más cómodo en los viajes. La mayoría inciden en reglas de sentido común que casi todos conocemos (aunque nos cueste seguirlas por falta de voluntad). La web Smarter Travel se ha propuesto averiguar los secretos de los viajeros para compartirlos con el resto de los mortales. ¡Toma nota!

Knee Defender, tu aliado en el avión.Knee Defender, tu aliado en el avión.

Acelera la velocidad de un ascensor. Los repartidores de pizza de Nueva York lo usan a diario. Consiste en pulsar simultáneamente, durante varios segundos, el botón del piso al que te diriges y el de “cerrar puertas”.

[Relacionado: Los siete trucos de las azafatas]

El resultado es que subes o bajas sin parar en ninguna otra planta. Los fabricantes dicen que no funciona en todos los modelos, pero merece la pena probarlo.

Cancela sin recargo. Esto es de cajón, pero a poca gente se le ocurre. Si ha expirado el plazo para cancelar una habitación y quieres hacerlo sin pagar la multa, mueve la reserva para el mes siguiente y luego cancela a tiempo sin necesidad de pagos.

Cuando anules por segunda vez, hazlo en horarios diferente. Varios sistemas informáticos guardan el historial, pero la mayoría de los empleados no se molestan en mirarlos. Bastante atareados andan después de los recortes de personal.

Defiende tu espacio. A muchos nos molesta enormemente que el pasajero de delante recline su asiento disminuyendo nuestro espacio vital. Especialmente, en un vuelo largo. La solución no es reclinarlo tú y fastidiar al de atrás, sino comprar un trozo de plástico (bueno, dos) llamado knee defender que se atornilla a la mesita para impedir reclinaciones.

[Galería: Los edificios más feos del mundo]

No harás amigos, pero estarás más cómodo por doce euros de inversión aproximadamente. Además, es totalmente legal según las autoridades aéreas. ¡Menudo chollo!

Encuentra Wi-Fi gratis
. Alguien debería traducir del inglés este detallado y solvente artículo titulado “La guía definitiva para encontrar Wi-Fi gratis”. Se ha convertido en todo un éxito entre viajeros anglosajones, que se niegan a pagar los precios excesivos de las compañías a cambio de conectividad muy limitada.

Advertimos que alguno son de legalidad cuestionable, pero tampoco haces daño a nadie. El truco estrella es bajarte el programa NetStumbler, que busca en tu gadget accesos a Wi-Fi que no suelen hacerse visibles en el desktop.

Si tienes un Mac con Bluetooth el programa que necesitas es iStumbler y si tienes un iPhone prueba con Wi-Fi Finder, que tiene censadas 15.000 redes gratuitas en todo el planeta. Si no funciona nada, siempre puedes tomar algo en Starbucks, que dan acceso a su red por el precio de un café.

Pide un cargador gratuito
. Ya sabemos que olvidarse el cargador en casa es un clásico de todo tipo de viajes. Los trotamundos más espabilados deducen que también les pasa a los demás. Por eso, en vez de comprar otro, lo que hacen es pedir en recepción si algún viajero se ha olvidado uno compatible. La respuesta más frecuente es que sí y entonces se arregla el problema gratis. Luego se devuelve, claro.

Trucos para viajarNo sufras por el cargador.

Revisa la web internacional de tu compañía. Saber idiomas puede ser un ahorro. A veces, las compañías ponen distintos precios al mismo trayecto, dependiendo del público al que van dirigidas. Ejemplo: el pasado mes de marzo el mismo vuelo Nueva York-Varsovia de la compañía LOT costaba 986′ 75 dólares si usabas la opción ” inglés”, y 849’64 en la versión “polaca”.

Más de 130 dólares de ahorro por cinco minutos de trabajo. El único problema es que tu tarjeta tenga comisiones altas de pago internacional.

La cartera falsa. Además de tu cartera personal, lleva otra llena de papeles cubierta por un par de billetes de cinco euros. Ponla en un lugar visible de tus vaqueros, mientras mantienes la verdadera más escondida. Lo más probable es que los rateros te birlen la falsa o que si el robo es presencial puedas tirarla lejos y los ladrones persigan el presunto botín, dejándote tiempo para correr hasta el hotel.

[Y además… Seis mentiras que impiden ahorrar en los viajes]

Si duermes en un barrio peligroso y quieres un spray de autodefensa, las lacas de pelo son más baratas e igual de efectivas que los paralizantes oficiales.